Los sentidos del ser humanos están hechos de la forma más precisa que se conoce. Con ellos podemos conectarnos con el exterior a través de la vista observando formas, colores, tamaños; con el olfato percibimos los olores, esos que nos agradan o desagradan, pero que además nos llevan al recuerdo así como sucede con el sentido de la audición; con el tacto podemos palpar lo que tenemos a nuestro alcance, mientras que con el gusto, literalmente nos podemos dar un gran gusto, incluso si no sabes qué alimentos ablandan las heces y los comes por error.

Es posible que en otras épocas, no podía determinarse la relación de los sentidos y su reacción ante estímulos del medio ambiente, pero en la actualidad sabemos por ejemplo que una buena música puede activar tu paladar y más. Escuchar la música adecuada incluso te lleva más allá, como a elegir determinada comida.

Es tal el efecto que la música puede ejercer en la elección o gusto por los alimentos que estos podrían gustarte mucho o poco de acuerdo a la melodía que tengas de fondo.

Un ejemplo de ello podría ser las melodías que se despliegan del Jazz, esta melodía despierta el gusto mayormente por los alimentos que contienen un sabor dulce, el cual se incrementa de manera sustancial si es interpretada por una sola persona.  

Por el contrario, si son alimentos salado y con diversos condimentos, no surte este efecto. Según estudios, dicho comportamiento del paladar se del paladar belleza a que al escucharse ciertos sonidos, el cerebro los recibe como impulsos eléctricos que resaltan el sabor de determinados alimentos, bien sean más dulces, amargos o salados.

Algunas personas quizás un lo pondrán en duda, pero el sabor de un alimento podría mejorar hasta en un 10% si este es dulce y el sonido de fondo resulta bajo y agudo. Para los amargos o salados resultan los sonidos altos y graves.

Dichos descubrimientos podrían impactar de manera directa la alimentación,  mejorandola para las personas que tienen problemas con algunos sabores. Es posible que exista algo de sinestesia en dicha situación,  es decir, que algunas habilidades son estimuladas a partir de determinadas sensaciones y estímulos del entorno y en estimuladas te caso de la música.  

Saber que estos cambios cuyo origen se da de manera sencilla a través de determinada melodía,  ha dado pie a exitosos experimentos como es el caso de niños que han nacido antes de término y les colocan música con la que se puede incrementar su alimentación y estabilizarlos emocionalmente tanto antiguos ellos como a sus padres, de esta forma su cuerpo reacciona de la forma más adecuada en cuanto a peso y crecimiento, y por ende su recuperación pronta para ir a casa.

La música no sólo ha sido empleada para este tipo de situaciones sino que ha dado para más a través de diversos estudios, incluso es usada en sitios de comida como restaurantes para estimular el apetito de los comensales ya que se vuelve la melodía hace conectar al consumidor con el local y su comida.

Categorías: General