Si hay un animal con el sentido de la audición desarrollada, esos son los gatos. Nuestros amiguitos captan de manera extraordinaria todos los sonidos que los rodean y más. Partiendo de este punto, se podría decir que son afectos a la música también, aunque suelen ser algo exquisitos, tanto que puede llegarles a fascinar la funda de uñas para gatos.

Así como en los humanos, hay ciertas melodías que le resultan mejor a los gatos que otras en determinadas situaciones como por ejemplo cuando están solos, cuando se sienten inseguros, si su salud no está bien o si estos no concilian el sueño de manera correcta.

Así como a los perros, a los gatos también les agradan las melodías pues
tiene bien desarrollado el aparato auditivo y los sonidos ejercen influencia directamente en  ellos, haciendo que reaccionen de distintas formas de acuerdo al sonido percibido.  Un sonido poco desagradable para ellos podría ser el estruendo de los fuegos artificiales, a diferencia con atención, incluso inclinando la cabeza, ante el leve canto de un pájaro. Pues esta es una muestra de que hay sonidos que le agradan y otros que no, y además, generan una reacción en ellos.

Ante estas premisas, a los gatos si les agrada y además le proporciona excelentes beneficios, ya que según algunos estudios muestran que también les aporta beneficios. Y como los gatos no requieren de tantas atenciones, esto le agradará en caso de estar solo constantemente, calma sus nervios lo cual funciona como un antídoto. Y si el gatito quizás se encuentra algo enfermo, las melodías se comportan como relajantes.

Y en medio de tan buen gusto auditivo, ¿cuáles son las más recomendables?.
Como es sabido, los gatos son bastantes sensibles a los sonidos estridentes o fuertes, por lo que una melodía   que resulte tranquila y de ritmos suaves, puede hacer que se relajen sintiéndose mejor. Por excelencia la música clásica es la elegida por los humanos para determinadas actividades que impliquen concentración, relajación,  y bienestar, y los felinos no escapan de ello ya que sus melodías preferidas son las clásicas compuestas por tonos graves. Y si de instrumentos se trata, el piano tiene la preferencia conjuntamente con el arpa. La razón es simple, y es que dichos instrumentos arrojan la misma frecuencia y rango que estos pequeños felinos emplean para comunicarse entre ellos. Las investigaciones han demostrado que al escuchar sus melodías preferidas, algunos se acercaban a los altavoces con los que rozaron la cara mostrando complacencia por la misma.

Finalmente y para corroborar las investigaciones, se reprodujeron gran cantidad de melodías a una notable variedad de gatitos,   quienes inclinaron sus preferencias hacia las canciones diseñadas para su especie. Si sientes curiosidad y deseas conocer las canciones a las que hacemos referencia, solo debes acceder a la página web de David Teie, quien es el investigador de dicho comportamiento a partir de la música.

Finalmente, la música podría ayudarle además a dormir de mejor manera, lo que contribuirá a su relajación hacia la fase Rem, de una manera natural y rápida.  ¿Siendo nuestra aliada, por qué no usarla?

Categorías: General

Deja un comentario